Extreme precauciones ante la llegada de la canícula

Comunicación Social Protección Civil

El objetivo es conservar la salud y evitar golpes de calor

Ante la llegada de la canícula, la llamada temporada más calurosa del año, el Gobierno Municipal de Saltillo, a través de Protección Civil, reiteró una serie de recomendaciones a la población con el fin de mitigar los efectos de las altas temperaturas y evitar impacto a la salud.

Una de las principales recomendaciones es incrementar el consumo de agua natural, ya sea embotellada, hervida o desinfectada, al menos dos litros al día.

De la misma manera, evitar exponerse a los rayos del sol por periodos largos, y mucho menos de 11:00 a 15:00 horas, lapso en el que el calor es más intenso.

Es necesario mantenerse en lugares a la sombra y frescos, además de usar ropa ligera y de colores claros, así como protegerse con sombrilla, protector solar y lentes al salir a la calle.

Otra de las recomendaciones a la población es ventilar el automóvil antes de abordarlo debido al calor que se acumula, por ese motivo de ninguna manera se recomienda dejar a personas o mascotas al interior de los vehículos.

También se emiten recomendaciones para almacenar, cocinar y consumir alimentos, debido a que en temporada de calor su descomposición es más rápida y pudiera provocar enfermedades gastrointestinales.

Es necesario lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar, servir y consumir alimentos, esto incluye mantener uñas recortadas y limpias. Además de asear las áreas y utensilios que se utilizarán en estas tareas.

Lavar y desinfectar frutas, verduras y legumbres antes de cocinarlas, así como carnes y vísceras que serán consumidas.

Mantener los alimentos crudos en refrigeración hasta que vayan a ser preparados.

Se recomienda no comer alimentos en la calle, ya que el polvo los contamina y el calor los descompone rápidamente.

En caso de presentar diarrea, vómito o deshidratación, es necesario acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana y evitar auto medicarse. Según la Comisión Nacional del Agua, la canícula es entre los meses de julio y agosto, se caracteriza por un incremento en las temperaturas y una disminución de las precipitaciones pluviales.