“Que todos se sumen en la prevención del suicidio”

Comunicación Social Sin categoría

Hacen llamado especialistas; se llevó a cabo el foro “Evitemos el Suicidio”

Especialistas en el tema del suicidio coincidieron en que la mejor manera de ayudar a una persona que presenta signos de alarma es hablar y mantener comunicación constante con ellas, y en esta labor, afirmaron, todos deben participar.

Así se dio a conocer por parte de Mario Alberto José de los Santos, Psiquiatra y Director del Centro Estatal de Salud Mental, CESAME; Alejandra Esparza Recio, Psicóloga de la Dirección de Salud Pública Municipal; y el Presbítero Mario Cruz, quienes participaron dentro del Foro “Evitemos el Suicidio”.

Fue organizado por el Gobierno Municipal de Saltillo, a través de la Dirección de Salud Pública.

Bernardo Dávila Cárdenas, Director de la dependencia, dio la bienvenida a los asistentes y aseguró que el suicidio es un problema de salud pública que se debe atender desde todos los ámbitos de gobierno hasta la misma sociedad.

En su participación Mario Alberto José de los Santos, Director del CESAME, informó que Coahuila se encuentra en el lugar 18 a nivel nacional en cuanto a suicidios.

“Lo que necesita el suicida es que alguien lo escuche, hablar del tema es muy importante y cada quien deben hacer algo desde su trinchera”, dijo.

El presbítero Mario Cruz Méndez habló sobre la antropología de la personalidad suicida.

“No nos podemos quedar como si nada pasara, cuando uno ayuda a otro se está logrando el bien común”, agregó.

Alejandra Esparza Recio, Psicóloga de la Dirección de Salud Pública Municipal, dio a conocer el trabajo que se realiza por parte del Municipio para establecer una estrategia para identificar jóvenes con factores de riesgo asociados a suicidio, así como integrar a terapia psicológica para fomentar un entorno saludable y con ello reducir el número de suicidios.

El programa de prevención del suicidio inició en octubre del 2014 y en el corte a julio del 2016 han sido visitadas 15 secundarias de la ciudad en la que se aplicaron 9 mil 662 pruebas iniciales.

“El 11 por ciento de la población estudiantil presenta factores de riesgo, pero únicamente iniciaron terapia 42 familias”, señaló.

Agregó que en las valoraciones psicológicas se determinan los factores de riesgo familiares como el desinterés de los padres para cumplir su rol, abandono de madre o padre y mala comunicación.

Mientras que en lo personal resaltó la inseguridad, depresión, ansiedad, ambiente restrictivo y falta de afecto.

Señaló también que es importante la participación de los padres de familia, ya que en ocasiones evitan acudir a terapia familiar, responsabilizan a sus hijos del cambio, minimizan los problemas del menor, justifican la conducta del menor, delegan el problema y evaden convivencia, es decir, los menores pasan mucho tiempo solos.