¡Que empiece la fiesta!

Comunicación Social Sin categoría

Saltillo cumple, apenas, 438 años

Bajo el clima que le caracteriza desde su origen mismo, la calidez y calidad de su gente, la alegría y la convivencia, Saltillo huele a fiesta, huele sus tradiciones y en el amanecer de este día, los mariachis,  junto con su alcalde le cantaron “las mañanitas”.

Rostros de alegría por la ocasión, Isidro López Villarreal, tomado de la mano de su esposa Lourdes Naranjo, lanza un mensaje en el que destaca el orgullo no sólo de ser del norte, sino de Saltillo.

Frente al pastel de aniversario, 438 años, dividido en porciones para que todas las personas que se dieron cita a la fiesta tengan también participación del mismo, el olor a tamales y el aroma del champurrado despiertan junto con Saltillo, de frente al sol desde la plaza en un lugar en el que hace 438 años le diera nombre a la ciudad.

Una semblanza hace referencia, desde su primer alcalde, Alberto del Canto, hasta el último, a la fecha, Isidro López Villarreal, mantienen el mismo objetivo, crecer y hacer de Saltillo un espacio de oportunidades para todos.

El ambiente matutino recuerda que es el mismo Saltillo, el de los hombres fuertes y clima benigno, el de las oportunidades para todos y donde se comparte un cariño mutuo por esta tierra.

Han pasado apenas 438 años y los objetivos se cumplen, la calidad de vida de los saltillenses es la que hace sentir ese empoderamiento de ser partícipes del cambio, donde las decisiones en unidad hacen mejores ciudadanos y por ende, una ciudad orgullosa de su origen y de lo que puede ofrecer a los demás.

Los rostros de los saltillenses refieren esa seguridad de pertenecer a una de las ciudades más antiguas del noreste, de ser parte de una capital que está en constante desarrollo y que mantiene vivos y vigentes sus objetivos, el cambio diario.

Por esto, por lo que viene y por lo que nos toca hacer, digamos salud con el agua que ha sido bendecida en el mismo salto del vital líquido que dio origen a la ciudad”, dice el alcalde al depositar la ofrenda en el Ojo de Agua.