Nunca es tarde

Comunicación Social Sin categoría

Cultura y deporte en Juegos de Adultos Mayores

Nostalgia del inicio en el ocaso”, poesía
Que sirva de ejemplo el esfuerzo a las nuevas generaciones: Jesús Dávila, corredor

Se aproximaba a la meta, con perfil de triunfo, con su mano pedía una porra a la vez que invitaba al resto del grupo a seguirle… A sus más de 70 años María Alicia Estrada Jaime decía: “y puedo dar otra vuelta y no me rajo”.

Cuando era premiada con su presea que le reconoce el esfuerzo realizado en la cancha de tartán del Estadio Olímpico, Arnoldo Galván dedicaba sus versos de añoranza por Saltillo; ella en ropa deportiva, él vestía sus mejores galas en el Paraninfo del Ateneo Fuente.

La combinación cultura-deporte, no tiene fecha de caducidad, dice Jesús Alonso, y añade, eso es lo que reúne en sacrificio, esfuerzo y el bonito gusto por la poesía, esa que mantiene unidos a los adultos mayores en la edición XIX de los juegos en su honor y que tienen como sede las canchas y los mejores escenarios de esta capital.

La jornada de estos Juegos Municipales Deportivos y Culturales de las Personas Adultas Mayores que organiza el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, dio espacio para sacar el orgullo de ganar esa carrera, y también elevar al viento el sentimiento de las letras convertido en versos y hacer de todo ello una verdadera competencia.

Una mañana fresca, apta para hacer deporte, fue el ambiente, y como escenario la cancha del estadio Olímpico en que Jesús Alonso, de 60 años esperaba por su tercera prueba, la de los relevos de 4 x 100, tras su mejor esfuerzo en 2,800 y 100 metros.

Para Jesús Dávila, esta competencia es antesala para el Nacional que habrá de correr en la ciudad de México, en Pista y Campo, de su categoría Master a celebrarse del 21 al 24 de julio. Con su número 057 al frente Aurelia Fer Ontiveros de la Cruz, confirma su hegemonía en la competencia de los 100 metros. “Nadie me gana”, dice con orgullo.

El otro escenario de la competencia, el paraninfo del Ateneo Fuente. Enfundado en su fino saco, bien anudada su corbata Arnoldo Galván evoca los recuerdos de Saltillo, en un ambiente de nostalgia del inicio en el ocaso, para arrancar los aplausos de los presentes.

Carlos Arévalo Farías recitó Vida y Amor, Jahave Eli Caballero con una soberbia actuación comparaba la vida de quienes sufren abandono como “la caída de las hojas”; Martita Valdés dibujó la silueta de una mujer recordando a un hombre y arrastrando a un niño, cuando recitaba Las Abandonadas.

Y mientras el recital de poemas rejuveneció en el ánimo de los participantes, que con sus propuestas hablan de ese amor que tienen a sí mismo, a sus hijos y a sus competidores, en las pistas privaba el mismo ambiente de camaradería, lejos de considerar una competencia, es el espacio para la convivencia, que hace posible mantener la oportunidad de estar presente en las participaciones venideras.

Trabajos, propuestas y esfuerzos en lo individual, en equipo y apoyados por el resto de los asistentes, se llevó a cabo la edición XIX de los Juegos Municipales Deportivos y Culturales de las Personas Adultas Mayores.

Más de una docena de disciplinas y en cada una de ellas el mismo ambiente de camaradería, la oportunidad para ir por otras competencias fuera de Saltillo, y aderezada la fiesta al compás de la música de guitarras, los cantos y los multicolores bailables, fue el resto de la competencia de una justa que reúne a este sector de la población en esta capital.