Estrenan niños pavimento en su colonia

Comunicación Social Sin categoría

Cambia la fisonomía en la María de León

La siguiente temporada de lluvias dejará de ser la causa del desaseo en el calzado de los niños que acuden a la escuela o de la mala imagen de un sector; las calles que por muchos años fueron senderos terrosos y a veces fangosos, ahora dan alegría a los niños.

Una decena de calles recién pavimentadas en la Colonia María de León, es el ejemplo de un trabajo arduo y constante que se viene expandiendo por toda la ciudad, acompañada cada obra con un mensaje de desarrollo dirigido a todos los niños.

La pavimentación de calles que por años se mantuvieron en rezago, junto con cordones cuneta, busca hacer memoria en los niños de edad escolar, que en Saltillo se trabaja por ellos.

En la Colonia María de León, al sur de la ciudad, los vecinos del sector inauguraron junto al alcalde Isidro López Villarreal las calles que fueron pavimentadas en atención a sus gestiones.

En las calles Carlos Sandoval Tapia, Prolongación J. Eleazar Galindo Vara, Pirámide Huxmal, Pirámide de la Luna, Pirámide de Teotihuacán, Pirámide del Sol, Calle sin nombre, Pirámide Tajín, Libramiento Benito Juárez y Pirámide de Chichenitzá se trabajó en obras como pavimentación, construcción de cordón cuneta y banquetas.

Fueron 13 mil 064 metros cuadrados los pavimentados y en los que se invirtieron 5 millones 650 mil pesos.

Esta colonia no contaba con pavimento en estas calles por lo que atendiendo petición de vecinos al Alcalde, se programó pavimento, cordón cuneta y banquetas, lo cual vino a mejorar la seguridad y condiciones de vida de los habitantes de ese sector.

Al evento asistieron José Antonio Lazcano Ponce, Director General de Infraestructura y Servicios Públicos;  Collins Creth Camp Bennett, Director de Obras Públicas, y Carlos Orta, Director de Desarrollo Social.

Las arterias que fueron inauguradas para darle una fisonomía distinta a la colonia María de León, son motivo de felicidad para los niños que recorren en bicicleta las mismas.

Trabajar en pro de los niños es una apuesta a futuro, es reconocerlos como como ciudadanos que tienen también el poder de decidir lo mejor para su entorno y que sientan ese empoderamiento y le den el valor real a un esfuerzo que les incluye dentro del esquema del desarrollo integral.